in
Sin título

La exposición ‘Gente de Nou Barris Gente de todas partes’ -de la que podréis disfrutar en el Casal de Barri de Prosperitat a partir del 27 de mayo al 22 de junio- es un homenaje a estas historias diversas.

En los años sesenta y setenta se configuraron estos barrios con personas venidas de todo el Estado, y también de la Cataluña rural. Personas que buscaban construir una vida mejor, con mejores oportunidades, cargadas de deseos escondidos en sus maletas. Fueron estos vecinos y vecinas quién compartieron el trabajo de dignificar unos barrios que no contaban con servicios ni transportes ni equipamientos. La lucha vecinal y la solidaridad fueron algunos de los ingredientes principales de estas primeras décadas.

En los años noventa, el distrito vivió una nueva oleada migratoria. Esta vez las personas llegan de más lejos. Sus historias, parecidas: ganas de mejorar, trabajo y sacrificio, miedo y deseos, lucha. De nuevo, la contribución del tejido asociativo fue clave en el proceso de construcción de la convivencia y la cohesión social.

Hoy nos encontramos con unos barrios especiales gracias a la variedad de todos estos ingredientes, hechos de personas de todas partes, de deseos y de viajes, de relaciones y de reivindicaciones.

La exposición ‘Gente de Nou Barris Gente de todas partes’ -de la que podréis disfrutar en el Casal de Barri a partir del 27 de mayo al 22 de junio- es un homenaje a estas historias diversas. Historias que hablan de la vida y de cómo nos condicionan sus circunstancias: cuando la guerra, la violencia o la persecución nos obligan a abandonar el lugar donde hemos nacido para buscar un lugar de refugio; cuando nos motivan las ganas de encontrar mejores oportunidades, para nosotros o para nuestros hijos; o cuando la voluntad de ejercer nuestro derecho en la educación o a la salud, o nuestra libertad sexual, nos impulsa a migrar para construir un nuevo proyecto de vida.

El movimiento de personas llena y llenará la historia de nuestros barrios, de nuestra ciudad, y de la humanidad en definitiva. No nos dejamos manipular por aquellos que dicen apoyarnos, pero que en el fondo nos dividen y nos enfrentan: igual que hemos hecho en el pasado, en Nou Barris tenemos que continuar luchando y trabajando por nuestros derechos, los de todos los vecinos y vecinas, más allá de nuestras peculiaridades y del lugar donde hemos nacido, independientemente de nuestra religión, si es que  tenemos una.