a les barriades

Sopas de todo el mundo, recetas tradicionales o innovadoras, sopas exóticas o de temporada, sopas curativas, reconfortantes, sopas reivindicativas… <!--break—>Más de 1.060 recetas se han podido probar a lo largo de todos estos años en el Festival de Sopas del Mundo de Nou Barris: todas especiales, todas importantes, elaboradas por cocineros y cocineras, entidades y colectivos que han ido participando en las diferentes ediciones.

Desde el año 2004, después de conocer la experiencia del Festival de Sopas de Lille (Francia), la Red 9 Barrios Acoge y la Red de Intercambio de Conocimientos organizan esta gran fiesta por la convivencia. La idea original de Lille se ha ido adaptando y transformando, año tras año, a la realidad de Nou Barris, dándole un nuevo valor y un nuevo sentido. La aportación de entidades, colectivos y vecinos  y vecinas de todas partes ha sido fundamental en todo este proceso de transformación: participación, relaciones y reivindicaciones son hoy sus ingredientes principales.   
Pero, por qué un festival de sopas? En primer lugar, porque es una buena razón para encontrarnos y disfrutar juntas alrededor de una buena comida: salimos a la calle y compartimos sopas y secretos culinarios de todas partes. Las sopas nos calientan, y no hay nada mejor que este calor para romper el hielo y dejar de lado los prejuicios y estereotipos que nos alejan de las otras personas. Darnos la oportunidad de conocernos y plantear nuevas iniciativas para que la ebullición actual de nuestros barrios se traduzca en unas condiciones de vida mejores para todo el mundo.
En realidad, la sopa es un símbolo de mezcla y de diferencia, de algo muy propio y a la vez muy universal. Todas las sopas comparten unos elementos básicos -el fuego, el agua, la olla-, y a partir de aquí la diversidad es casi infinita: vegetales, carnes, especies..., y todo aquello que cada pueblo y cada familia tenga al alcance. Todas las sopas son pues en esencia las mismas y a la vez únicas, todas diferentes y a la vez parecidas, como las personas.
Los procesos migratorios transforman nuestros barrios y nuestra vida cotidiana. Actualmente, como la sopa, los barrios están hirviendo, se están cocinando, y el resultado de esta ebullición es una sopa única: unos barrios diversos, unos barrios mejores y más cohesionados. Para que la sopa salga buena, tenemos que poner algunos ingredientes especiales en las proporciones adecuadas: un par de litros de solidaridad, un kilo de participación, un mandado de diversidad, un golpe de debate y reflexión, unas hojas de memoria... y calentarlo todo lentamente en el fuego de la lucha. Tenemos los ingredientes que nos permitirán hacer un caldo excelente!
Nos vemos pues el 18 de marzo en la Vía Júlia, disfrutando de las sopas nutritivas y sabrosas del 15º Festival, junto a la compañía de los vecinos y vecinas de los cinco continentes. Sopas, caldos, cremas, olores y condimentos... Vengas de donde vengas, vayas donde vayas, las sopas nos acompañan y nos alimentan.
Diluyamos las fronteras a golpe de cucharas!